domingo, 25 de noviembre de 2012







                                        Del otro lado del  mundo




Me vi fuera

del ruido y su constante

y apareció el insomnio

de lo que era.



El verdadero mundo,

el otro lado,

el que apenas conocemos


viene como un relámpago

en el zarpazo de la vida.




Estremecerse bajo esa luz

nos ayuda a saber

quiénes somos

qué hacemos

y hacia dónde vamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada